HUELVA CUANTO TE QUIERO

Cuando te nombro Huelva
No sé decir lo que siento
Solo sé que eres tierra mía
Mi vida, mi hogar y cielo.

Cuando te nombro Huelva
Digo ¡cuánto te quiero!
Porque llevo en mis entrañas
A un pequeño pueblo minero.

Cuando te nombro Huelva
A mi mente viene un fandango
Que llevo en mi corazón
Aunque no sé cantarlo.

Cuando te nombro Huelva
Porque soy andaluza y minera
Porque tuve la suerte de nacer
En esta tierra tan rociera.





EL ALMA DE UN PUEBLO


Nació en Huelva
Tierra marinera y con alegría
Su hogar, un rincón de la sierra
En un radiante y sereno día.

Creció en un paisaje lleno de belleza
Rodeado de encinas y alcornocales
Fue eso lo que la madre naturaleza
Desde aquel día quiso brindarle.

Estaba orgulloso de lo que tenía
Aunque sabía no era demasiado
Con esmero siempre lo cuidaría
Sin pensar, que nadie pudiera destrozarlo.

Una tarde de verano
Vio acercarse las llamas
Abandonando su hogar y ganado
Aunque sería pequeño, imaginaba.

Tuvo que abandonar su pueblo
Refugiarse en un lugar cercano
En su rostro había tristeza y desconsuelo
Al saber que había sido provocado.

Después de dos días de ausencia
Finalmente pudo regresar
Lloraba al ver las consecuencias
Que aquel gran incendio tuvo que provocar.

Difícil tarea tiene ahora
Añoraba si paisaje sereno y bello
Sencillamente convertido en sombras
Únicamente, por culpa del fuego.

Difícil tarea tiene ahora
Cuentan que tardará años
Las llamas dejaron una vida soñadora
Sencillamente echa pedazos.

Difícil tarea tiene ahora
Su trabajo perdido por el fuego
Con él, el oficio de muchas personas
Y como no, el alma de todo un pueblo.

Más de 26.500 hectáreas
Consumidas por un gran incendio
Por capricho de una mano humana
Que así, disfruta sin poner remedio.

No entiendo como el hombre
Puede provocar algo tan inmenso
Cuando la belleza se esconde en el horizonte
De un campo verde bajo el azul del cielo.





DESDE MI BALCON



DESDE MI BALCON

Sentada en mi balcón
Contemplaba la mar serena
Y sin querer, vino a mi mente
El recuerdo de tu nombre en la arena.

Mirando la mar serena
Mis ojos se entristecieron
Y desde mi balcón, un suspiro
Tras un te quiero, se llevó el viento.

Mirando la mar serena
Recordé aquel atardecer
Cuando cogidos de la mano
Paseamos hasta llegar el anochecer.

Desde mi balcón
Con tristeza recordaba
Cuando aquella noche en la playa
Dijiste ámame, tan solo con la mirada.





JUNTO AL FUEGO



JUNTO AL FUEGO

Sentados junto al fuego
Nuestras manos entrelazamos
Y sin querer lentamente
Nuestros labios se besaron.

Era una fría tarde de invierno
La lluvia caía sobre el cristal
Tus ojos miraron los míos diciendo
Mi vida, ámame un poco más.

Déjame ser tu dueño
Dijiste con dulzura
Mientras besabas y acariciabas
Mi cuerpo con pasión y ternura.

Tus besos y caricias
Me llenaron de felicidad
Desde aquella tarde juramos
No separarnos nunca más.



LA CARTA



LA CARTA

Al regresar a su hogar
Como siempre, buscó el correo
Mientras pensaba en silencio
¿Habrá llegado eso que tanto anhelo?.

Cómo cada mañana
Impaciente esperaba noticias
De esa persona que tanto amaba
Y era el gran amor de su vida.

En un pequeño sobre
Encontró en forma de corazón
Escrito su bello nombre
Y no pudo evitar su emoción.

Con gran ilusión
La abrió muy lentamente
Había pasado un año y medio
Y él, aún estaba ausente.

Comenzó a leerla
Con lágrimas en los ojos
Le decía que quisiera tenerla
Para entregarle su amor poco a poco.

Quisiera regresar a tu vera
La carta, continuaba diciendo
Pero aún así quiero que sepas
Que no te olvido en ningún momento.

Quisiera regresar a tu vera
La carta, continuaba diciendo
Aunque es muy larga la espera
Recuerda que te sigo queriendo.

Quisiera regresar a tu vera
La carta, continuaba diciendo
Quisiera rozar tu piel morena
Y acariciar despacio tu pelo.

Quisiera regresar a tu vera
La carta, continuaba diciendo
Pero en la noche oscura y serena
Estás presente en todos mis sueños.

Quisiera regresar a tu vera
La carta, continuaba diciendo
Añoro el sabor a miel y canela
De tus tiernos y cálidos besos.

Adiós vida mía
Me tengo que despedir
Pero recuerda con alegría
Que vivo solo por ti.

Adiós vida mía
Me tengo que despedir
Pero recuerda con alegría
Eres lo único que me hace feliz.

¡Escríbeme pronto!
Puso al final del papel
Porque me siento solo
Y sin ti, no se que hacer.